LA CRUZ DE MALTA SE VA DETENIENDO…

ADVERTENCIA: Este artículo no es recomendable para aquellas personas que cuando vieron “Cinema

Paradiso” derramaron algún lagrimón.


David Saragusti, Gerente de Programación de la cadena Cinemark Argentina, nos invitó a la premier del film “Hannah Montana en concierto”, en la sala 10 del complejo de la calle Berutti, en Palermo. ¿La novedad? Se trata de la primera película que se proyecta en nuestro país en formato digital y en 3D. Luego de la proyección, nos reunimos con Saragusti y Hugo Carparelli -Responsable Técnico de la cadena- para conocer los detalles de este nuevo sistema de proyección que, tarde o temprano, se presume terminará reemplazando al clásico proyector de film.

Técnicamente, ¿en qué consiste el sistema de proyección digital?

Hugo Carparelli: Bien, a diferencia de los proyectores digitales hogareños que cuentan con una pantalla de cristal líquido delante de la lámpara para proyectar la imagen, aquí la luz de la lámpara llega a un prisma que descompone a ésta en tres haces de color puro: rojo, verde y azul. Cada uno de éstos es dirigido a tres chips, que son más o menos del tamaño de un fotograma de 35 mm. Lo novedoso del sistema es que cada chip está formado por 2000 espejitos movibles. Dicho movimiento, a favor o en contra del ángulo de incidencia del haz de luz, produce un reflejo de mayor o menor intensidad, dando lugar así al tono e intensidad correspondiente en cada sector de la pantalla. Algo realmente sorprendente de este sistema es que el movimiento de los pequeños espejos es producido por motores individuales. Cada chip tiene 2000 motorcitos. ¡Imagínense el tamaño de estos motores! Están desarrollados por nanotecnología, el chip se llama DDM, y la tecnología de proyección DLP (Digital Light Processing), desarrollada por Texas Instruments.
Durante su funcionamiento el equipo alcanza unas 60 temperaturas distintas y simultáneas que yo puedo supervisar en el panel de comando; ahí voy recibiendo toda la información de cómo están funcionando la bomba con líquido refrigerante y los ocho ventiladores, y lo puedo setear para que cuando llegue a una temperatura X, me avise que está alta e incluso si llegase a una zona riesgosa, el equipo se apague automáticamente. Es más, si el equipo está conectado a Internet, puedo chequearlo desde mi casa como si fuera una computadora remota.

¿Hasta acá sería para una proyección plana?

HC: Exacto, hasta acá sería 2D. Para proyecciones en 3D se implementa delante de la lente una pantalla que se llama Z-Screen.
Esta pantalla de cristal líquido polariza la luz y permite que la información que llega a los ojos fluya en estados circulares opuestos y alternados; esto, combinado con los anteojos que usa el espectador de polarización circular (sistema denominado Real D) permite moverse y ubicarse en cualquier lugar de la sala durante la proyección, sin perder el efecto tridimensional. La ventaja de este sistema (en comparación con el desarrollado por Dolby) es que no descuidaron lo que respecta al costo operacional: el anteojito, por ejemplo, es sumamente económico; y esto es importante ya que tiene una vida útil limitada, si bien se puede lavar y reciclar, pero a la larga se va rayando, amén de un porcentaje que se pierden al ser sustraídos por los espectadores.


Y yendo al principio de la cadena, ¿cómo se genera el material en 3D?

HC: La filmación en 3D implica dos cámaras montadas en un mismo sistema, de manera que ambos lentes mantengan una separación similar a la que tienen los ojos de las personas. A diferencia del sistema Imax, en el que la convergencia de la imagen es mecánica y obliga al ayudante de cámara no sólo a mantener el foco, sino también dicha convergencia, en Digital 3D las cámaras tienen un sensor de proximidad que detecta el objetivo que uno quiere filmar y busca electrónicamente la convergencia de la imagen.

Luego de un momento distendido recordando anteriores avances tecnológicos de filmación y proyección, como fueron el Cinemascope, Cinerama, Vista Visión, 70 mm., etc., David vuelve a entusiasmarse con las virtudes de la proyección digital.


David Saragusti: Esta nueva tecnología posibilita también relanzar material que fue exitoso en otra época y del cual no hay buenas copias para poder reestrenarlo. Ahora lo podemos tener en digital; digital quiere decir copia nueva. Antes era muy costoso contar con una copia nueva para un reestreno, porque implicaba traer un internegativo y poner al laboratorio a tirar una cantidad de copias que justificara la inversión. Ahora mandan el disco rígido, lo ponés y tenés siempre la calidad de la copia nueva. No se pierde nunca. Es data digital. Incluso para algunos reestrenos, se está haciendo el proceso de pasar las películas a 3D.

¿Una película originalmente plana?

DS: ¡Si! Enhebran la película ya filmada o el internegativo en un equipo especial que, con dos cámaras, genera un registro doble. Al primer fotograma le saca una foto en alta definición de un ángulo, al fotograma siguiente le toma una foto del ángulo opuesto y así sucesivamente con todo el rollo.
Este efecto hace que el ojo reciba un fotograma de un lado y otro del otro, entonces gracias a la persistencia óptica, más la polarización distinta que tiene un fotograma con respecto al anterior, y con los anteojos que ayudan a separar más la polarización, hace que uno vea en 3D. En realidad es un efecto que está creando el cerebro.
¿Esto se puede hacer con cualquier película?

HC: Sí, pero como es muy costoso, se trata de hacer con aquellos títulos que justifican el efecto. Con una película de Woody Allen, por ejemplo, llena de diálogos y sin acción, no tendría sentido. Otra de las condiciones que traen los films es que si no fueron subtitulados en origen, es imposible que nosotros lo hagamos. No tenemos la tecnología para manipular esa información.

¿Y eso por qué?

HC: Implementaron esa medida para evitar la piratería. Cada película viene encriptada con una clave especial para el equipo en que se va a proyectar, incluido el tiempo de programación; por ejemplo: del 1º de enero al 2 de febrero. Llegada esa fecha y hora determinada, automáticamente la película se bloquea. La tengo en el disco rígido, pero no la puedo cargar. En caso que quiera volver a habilitarla, me tienen que mandar por e-mail otra clave.

Spielberg una vez dijo: “Mientras haya un laboratorio de cine que procese material fílmico en el mundo, yo voy a filmar en celuloide, por el grano, la textura y el enorme rango de grises”.

HC: (Risas) Es verdad que en cuanto a escala, en el sistema digital, el negro es muy difícil de lograr, no resulta muy real, eso hay que reconocerlo. Pero en cuanto a calidad de imagen, a pesar de que acá estamos trabajando con 2000 píxeles, y en un fotograma de fílmico hay millones de granos (o píxeles, podríamos decir), existe una diferencia a favor del digital en la proyección: en el proyector tradicional llega una imagen a la ventanilla, se detiene, recibe dos golpes de luz y cambia a otro fotograma, y así sucesivamente 24 veces por segundo; y a diferencia de la cámara filmadora, que tiene la contragrifa que clava el fotograma, el proyector no la tiene, y eso genera cierta inercia, es un sistema mecánico. Resultado: se produce una pequeña oscilación que le quita nitidez, cosa que en el digital no ocurre.
Y otro factor importante: el formato digital garantiza que se va a proyectar lo que el Director de Fotografía acordó en cuanto a tonos y niveles… Y en las proyecciones en fílmico, aún en condiciones técnicas ideales, esto nunca sucede.



DS: Y está el asunto de tener todo este material filmado en 35 mm, guardado y archivado correctamente; el problema con el que conviven los productores y distribuidores de todo el mundo. El costo que genera el espacio necesario, las cámaras de frío, el personal, etc. El material digital supone un gran abaratamiento en la instancia de almacenamiento.

Y cuando sintamos que la proyección digital ya es algo anticuado, ¿qué va a ser lo próximo...?

DS: ¡La idea está! Se están haciendo pruebas con un sistema de hologramas generados por láser ubicando al escenario en medio de una sala circular, como se hizo con el Pájaro Loco virtual que subió al escenario en la entrega de los premios Oscar. Un holograma, una figura corpórea 3D en el aire.


Y LA CRUZ DE MALTA SE VA DETENIENDO… INEXORABLEMENTE.


Entrevista por Rogelio Chomnalez (ADF)
Revista ADF, Nro. 25 - Enero 2009