16* Festival Internacional de Cine de Mar del Plata – ADF presente!

Nuestra flamante estatuilla (un ojo estilizado, símbolo de la ADF), reposaba por primera vez junto a los ombúes de oro y plata...
...hasta que, finalizada la muestra el 17 de marzo próximo pasado, Vilmos Zsigmond, Ricardo De Angelis y quien les habla, integrantes del jurado para designar la mejor Dirección de Fotografía, adjudicaron, después de deliberar sobre los 18 films competitivos, a Pierre Gill, cinematographer de la película canadiense "Lost and Delirious". No hubo en esta oportunidad una imagen sobresaliente, lo que nos obligó a deliberar entre seis películas: la ya mencionada, “Bufo y Spallanzani" (Brasil), "Casas Abandonadas" (Finlandia), "Les Blessures Assessines" (Francia), “The Invisible Circus" (Canadá) y "Soy Yo, El Ladrón" (Polonia), que fue la ganadora como Mejor Película del festival.
...y hubo más:

Quizás lo más importante para nosotros, la presencia de Vilmos Zsigmond, Director de Fotografía húngaro, radicado en USA., con un extenso background en su haber, sólo por nombrar algunos: "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo" (1977), "La Rosa" (1979), “Las Brujas de Eastwick" (1987), "La Hoguera de las Vanidades" (1990). Tipo sencillo, humilde, con sentido del humor y predispuesto siempre a charlar y responder en todo momento nuestro bombardeo de preguntas, culminó en la mesa de trabajo que organizamos a tal fin en el auditorium del Museo del Mar. En esta oportunidad se nos unieron los dos Marcelos: Iaccarino y Lavintman. Fue la reunión de trabajo más concurrida (dicho por muchos de los presentes), la sala fue colmada en su totalidad, quedando afuera gente sin poder ingresar. Previamente, Zsigmond había seleccionado secuencias de "La violencia está en nosotros" (1972), "El Francotirador" (1978), "Río Violento" (1984) y “Maverick" (1994), que fueron proyectadas en DVD. Escenas difíciles de realización, que dieron pie a que él se explayara sobre cómo fueron rodadas y también contara anécdotas divertidas alrededor de las mismas. Seguidamente, respondió todas las preguntas que partían desde el público asistente. No quise dejar de mencionarle en ese momento cual me había parecido, de los films que había logrado ver, su mejor trabajo, “Mc. Cabe and Mrs. Miller" (1971). Me respondió que en dicha oportunidad, Robert Altman, su director, le dio vía libre para experimentar. “Hicimos de todo”, dijo, “flashing, pushing, difusión, amén de muchos interiores con smog.” Resultado: muy buenas imágenes en una muy buena película.
Quiero agradecer en esa ocasión el excelente trabajo de traducción de Alejandro Carrillo Penovi (Peni).
...y hubo más:
Otro premio. Esta vez por votación de todos los miembros de la asociación, a la Mejor Dirección de Fotografía de una película argentina estrenada en el año 2000: resultó Marcelo Camorino por "Nueve Reinas". Previo a la proyección del film y en ausencia de Marcelo, que se encontraba en España, subí a recibirlo por pedido de él, y no pude evitar cierta emoción por las breves palabras dirigidas a mí que Camorino puso en boca de Cecilia Laratro, presentadora oficial en ocasión de esta entrega.
...y hubo más:
Ciento cincuenta películas en total, incluidas las de competencia, muestras paralelas, ciclos, retrospectivas, etc... Yo renuncié a todas las fiestas y homenajes con el propósito de poder ver la mayor cantidad de ellas. Con un promedio de 4 por día, logré ver 35, haciendo malabarismos con los horario la pesca de lo imperdible y lo sacrificable. De esa manera, de lo poco que vi, lo mejor estuvo fuera de competencia y, para mi sorpresa, gran número procedían de países latinos. A la cabeza, “La Virgen de los Sicarios”, de Barbet Shroeder (Colombia - Francia), “La Coronación”, de Silvio Caiozzi (Chile), “La Ciénaga”, de Lucrecia Martel (Argentina), "La vida como una enfermedad ...”, de Kristof Zanussi (Polonia – Francia), "Monos con Navaja", de Stanley (Chile), y un documental emotivo muy bien realizado por el hijo de un famoso colega nuestro, Carl Gustaf Nykvist, “La Luz me Acompaña”, sobre Sven Nykvist, que desde 1998 se vio obligado a abandonar su carrera debido a una enfermedad progresiva. A lo largo del documental, percibimos que ha sido una persona muy querida por todos, se intercalan momentos de rodaje con entrevistas a mucha gente que lo ha rodeado: directores, actrices, etc., destacando los momentos con Ingmar Bergman, realizador con el que estuvo mas ligado a través de su carrera profesional.
Agradecimiento final a Ezequiel García, su ayuda permanente y su colaboración como traductor no oficial.
...y hubo una sola cosa que lamentar de mi parte: el haberme perdido de ver las ciento y pico películas restantes.

Rogelio Chomnalez,
Revista ADF, Nro. 8